RESUMEN. Aquí se explica el origen de la letra ñ. Aunque su sonido existe en muchísimos idiomas, la ñ como símbolo gráfico es un signo característico del español, creado en la Edad Media como una abreviatura perteneciente a un sistema más amplio.


letra eñeTodo empezó por pura y simple necesidad: el elevado coste de las hojas de pergamino llevó a los monjes copistas y los escribanos de la Edad Media a usar abreviaturas y encajar así un mayor número de palabras en cada línea. Y para que quedase claro que cierta palabra había sido abreviada, las letras suprimidas las escribían como un trazo horizontal sobre la palabra. Este es, en esencia, el origen de la letra ñ, que empezó siendo la abreviatura de la doble n.

Como sabéis, a la caída del Imperio Romano el latín no desapareció, sino que se conservó en dos variedades diferentes: por un lado, sobrevivió como lengua viva al transformarse siglo tras siglo, año a año, en las modernas lenguas romances (el italiano, francés, español, rumano, gallego, catalán, etc., todas las cuales son variedades diferentes de la lengua latina); por otro, siguió usándose en su forma clásica como lengua de cultura para la comunicación científica, literaria, jurídica, administrativa, litúrgica.

Al principio, solo este latín culto alcanzó la escritura. Pero a lo largo de la Edad Media las lenguas romances que hablaba el pueblo alcanzaron un desarrollo que las hizo aptas para la literatura, la ciencia, la administración, las leyes, la predicación. Y fue necesario ponerlas por escrito. Para esta tarea servía razonablemente bien el alfabeto latino de toda la vida, salvo por un detalle: en el proceso de evolución del latín a las lenguas romances habían aparecido algunos sonidos nuevos que no existían en nuestra lengua madre y por lo tanto no llevaban asociada ninguna letra. Entre ellos, precisamente el fonema nasal, palatal y sonoro que hoy representamos con la letra ñ. Este sonido nuevo era evolución de las siguientes cadenas de sonidos latinos:

NN, como en annus > año.

MN, como en somnus > sueño.

GN, como en pugnus > puño.

NG, como en ringere > reñir.

NI + vocal, como en senior > señor.

Para representar este fonema, los escribanos y copistas podrían haber inventado una letra totalmente nueva, pero optaron por usar dígrafos (combinaciones de letras ya existentes), dando lugar a diversas soluciones:

-El portugués, por ejemplo, creó la combinación NH (Espanha).

-El catalán adoptó NY (Espanya), que recuerda a la NI + vocal del latín (la vocal i se escribía frecuentemente como y en la Edad Media).

-El francés e italiano optaron por uno de los cinco orígenes etimológicos del fonema nasal, palatal y sonoro: GN (Espagne, Spagna).

Eñe inventada por copistas medievalesEl castellano, por su parte, se inclinó por la combinación NN. Así, la palabra “sueño” se escribió en castellano “suenno” (leída ya como en la actualidad). Pero los copistas medievales tendían a ahorrar pergamino mediante el uso de abreviaturas, y escribían ciertas letras (muy especialmente la n) como un trazo horizontal dibujado sobre la palabra abreviada. Esta costumbre afectó naturalmente al dígrafo NN, de modo que una de las dos enes se escribía normalmente, mientras que la segunda quedaba representada como una línea sobre la primera.

Fuero de Alfambra (Teruel) de 1176.
Fuero de Alfambra (Teruel) de 1176.

El texto anterior lo he tomado del fuero de la localidad turolense de Alfambra, del año 1176, y nos servirá para ilustrar este fenómeno. Las palabras en negro de las dos primeras líneas recogen su artículo 69: “Ninguna bestia que matara a omme non peche omicidio nin pierda la bestia su sennor”. Si lo repasáis con detalle, veréis que la palabra “que” está abreviada como “q” con trazo horizontal, y lo mismo sucede con la segunda m de “omme” (hombre). En cuanto a las enes, la palabra “nin” tiene las dos escritas regularmente, mientras que “ninguna” y “non” presentan la segunda escrita por el método abreviado.

Fuero de Alfambra-Letra eñe-2

Pero lo que aquí nos interesa es la escritura de la doble n: en “sennor” (leído señor) se ha escrito solo una de las dos enes; la otra se representa mediante el trazo superior. Otro tanto sucede en la palabra “anno” (leída año), escrita por el mismo método en la segunda mitad de la cuarta línea. Como veis, esta virgulilla solía trazarse más larga que la actual.

En este momento de la historia no podemos hablar todavía de una letra distinta e independiente: la ñ es una simple abreviatura perteneciente a un sistema más amplio y complejo. Con el paso del tiempo, cuando la difusión del papel abarató la escritura, este sistema de abreviaturas llegó a desaparecer, pero quedó de él la costumbre de abreviar la doble n, dando lugar ya con toda propiedad a una letra nueva. Una especie de soldado resistente de una guerra ya concluida.

ñbaY esta original solución gráfica, que representa con una sola letra lo que otros idiomas hacen con dos, explica la existencia de nuestra querida ñ. Por cierto, la letra se vio hace dos décadas amenazada de desaparición, por la exigencia de la Unión Europea de eliminarla y favorecer así la uniformidad de los teclados de escritura. Como era de esperar, la reacción oficial a esta injerencia fue firme, y voces autorizadas se levantaron en defensa de la castiza letra. Este movimiento ha terminado invadiendo también la calle, donde la ñ, aunque no sea exclusiva del español, se va convirtiendo en un símbolo de lo hispánico frente a los “pérfidos” poderes internacionales que tratan de suprimirla en aras de la globalización.

I love eñeCon demasiada frecuencia vemos que esta defensa adopta un tono de casticismo tontorrón, lo que no quita justicia a la causa. Toda una vasta tradición gráfica y cultural no debe ceder ante las presiones de grandes empresas que solo piensan en su comodidad comercial, ¡coño!

Profesor LÍLEMUS

Anuncios