Etiquetas

,

RESUMEN: La variabilidad de las fechas de la Semana Santa se debe a su conexión con las fases de la Luna. Cada año se celebra la Pascua de Resurrección en el domingo siguiente al primer plenilunio de la primavera. Aquí tenéis la cuestión detallada.


Según averiguaciones de los historiadores, parece que Cristo murió en la tarde del viernes 7 de abril del año 30, aunque en el calendario de aquella parte del mundo era el viernes 14 del mes de Nisán (ניסן). Dado que entre los judíos los días empiezan y terminan en el ocaso, al ponerse el sol dio comienzo el día 15 y con él la fiesta primaveral de la Pascua (פסח), cuyas celebraciones duran hasta el 22 de ese mes.

Pero había algo más en aquella puesta de sol. Los meses del calendario hebreo se ajustan a los ciclos lunares y dan comienzo en la luna nueva, así que los días 14 y 15 coinciden aproximadamente con el plenilunio. Por eso cuando imagino la cruz vacía y abandonada en aquel atardecer tremendo, suelo verla recortarse contra la luna llena que, saliendo justo entonces por el horizonte del este, vino a velar de luz las estrellas de la constelación que atravesaba: Akrav (עקרב, ‘el escorpión’). Acumulo detalles para que imaginéis como se merece aquel espectáculo lleno de patetismo.

Mel Gibson-Pasion-Luna llena

El episodio inicial de “La Pasión” de Mel Gibson, con esa lograda luz de luna (casi) llena sobre el Huerto de los Olivos.

Desde entonces, la conmemoración de aquellos días siempre ha estado asociada de algún modo a las fases de la Luna. Los primeros cristianos los celebraban coincidiendo con la Pascua judía, es decir, con la luna llena de Nisán, que puede caer en cualquier día de la semana. Y así se hizo hasta el año 325 d.C., cuando el primer Concilio de Nicea elaboró un calendario litúrgico que tenía como centro precisamente la fiesta de la resurrección de Cristo. Esta Pascua de Resurrección, desligada ya de la Pascua judía, se habría de celebrar siempre en domingo, tal como en la Semana Santa original, y este domingo sería el siguiente al primer plenilunio tras el equinoccio de primavera (o de otoño, en el hemisferio sur).

En caso de que el plenilunio caiga en domingo, la Pascua se celebrará en el domingo siguiente, quedando el primero como Domingo de Ramos. Así la primera luna llena primaveral sucederá siempre en uno de los días entre el Domingo de Ramos y el Sábado Santo, pero no en Domingo de Resurrección, de modo que nunca puede coincidir con la Pascua judía.

De acuerdo con este sistema, la fecha más temprana posible para el Domingo de Pascua es el 22 de marzo, aunque esto sucede raramente: se dio en 1818 y no volverá a darse hasta 2285. Lo más próximo en el siglo XXI es el 23 de marzo en 2008, y el 25 de marzo en 2035 y 2046. La fecha más tardía posible es el 25 de abril, que se dará en 2038.

En este 2016 el equinoccio de primavera (de la boreal, se entiende) sucederá el 20 de marzo. Tal día, la luna estará ya muy crecida (de doce días de edad a partir de la última luna nueva) y será llena el miércoles 23, que queda así como Miércoles Santo. Esto provoca una Semana Santa temprana, con el Domingo de Resurrección en el 27 de marzo.

Marzo 2016

En cuanto al 2017, el equinoccio encontrará a la luna en cuarto menguante, a tres semanas del plenilunio (el martes 11 de abril, Martes Santo). Esto dará lugar a una Semana Santa más bien tardía, con el Domingo de Resurrección en el día 16 de abril.

Marzo 2017

Y todo este sistema es exactamente el ideado hace casi 1.700 años para celebrar los sucesos de aquella extraordinaria semana del año 30, que dividió la historia humana en dos mitades. Dos mitades que se encontraron y se abrazaron en el hueco, a la vez consolador e interrogante, de un sepulcro vacío en una mañana de domingo.

Profesor LÍLEMUS

Anuncios