Hará cosa de quince años fui presa de una fiebre adivinancera, de la que me curé escribiendo una serie de cincuenta enigmas. Firmados con seudónimo (TIRESIAS, en honor del más famoso adivino que dio el mundo griego), llegaron a convertirse en una interesante afición. El arte de la adivinanza nos enseña a mirar los objetos -a veces también a escuchar las palabras que los nombran- con ojos y oídos diferentes, de modo que la realidad sale de ellas desnuda de su costra cotidiana. Por cierto, Tiresias acabó convirtiéndose en todo un personaje, centro de un concurso de aula (el ADIVINARIUM) que conocéis los que habéis pasado por ella en este período.

Tiresias-Adivinarium

Recuerdo que, al escribir la adivinanza que sigue, la imaginé grabada en una plaquita sobre el objeto que es su solución; tal vez no en su totalidad, sino solo sus primeros versos. Pero es poco probable que algún día llegue a poseerlo o siquiera a necesitarlo, así que dejo lo de la plaquita como sugerencia para quienes ya lo tengáis. Y hasta aquí puedo desvelar.

              ADIVINANZA

     Mi obstinación os conduce
     a una derrota segura.
     Así colaboro yo
     al buen fin de la aventura.

     La meta que me obsesiona
     no he de abandonar jamás,
     que aquí, donde el mundo baila,
     yerra quien pierde el compás.

Espero vuestras soluciones en forma de comentarios, que publicaré cifrados para no quitar a nadie el placer de jugar. Y recordad que podéis encontrar otras adivinanzas pulsando el término correspondiente en la nube de etiquetas de este blog. Adivina adivinanza.

TIRESIAS

PISTAS PARA DESPISTADOS

1. Para interpretar la frase DONDE EL MUNDO BAILA del séptimo verso os dejo esta imagen de Tiresias navegante. Debo advertir que el texto constituye una adivinanza especialmente para los de tierra adentro; un marino podría dar con la solución ipso facto, y hasta sorprenderse de que alguien pueda considerarlo una adivinanza.

Tiresias con barco

2. Para la palabra DERROTA del segundo verso, os sugiero la lectura de RUTAS, RUTINAS Y DERROTEROS. Una alternativa más ligera es echar un vistazo en el diccionario de la RAE al artículo correspondiente, y averiguar allí por qué se llama CUARTO DE DERROTA al local del barco donde se guardan y consultan las cartas marinas, derroteros, cuadernos de faros, etc., así como el instrumental náutico para hallar la situación en la mar.

Cuarto de derrota
Cuarto de derrota

3. El sustantivo COMPÁS del octavo verso parece significar el ritmo o cadencia de una pieza musical. Pero cuidado, porque a veces se usa para nombrar el instrumento que usamos para trazar circunferencias, y en el mar designa un instrumento distinto. También aquí podría ayudaros el diccionario.

Anuncios