RESUMEN: Viniendo de la geometría, los términos minuto y segundo se aplicaron a la medición del tiempo con la llegada de los geométricos relojes circulares. Pero, ¿por qué llamamos así a estas unidades de medida? El origen de minuto es algo bien sabido y documentado. Sobre el de segundo siempre tuve una intuición, que recientemente he podido confirmar con la ayuda de Galileo Galilei.


Sexagesimal-manoLa humanidad conoce desde muy antiguo el sistema numérico sexagesimal, es decir, el basado en el número 60. Ya los babilonios usaban un sistema de este tipo, inspirado al parecer en cierto modo de contar con los dedos. Al parecer, el método consiste en ir señalando con la yema del pulgar las doce falanges de los otros cuatro dedos. Al completar las doce, se sube un dedo en la otra mano y, al agotar los cinco de esta, la suma total resulta sesenta. Tal modo de contar tiene una ventaja obvia: además de por sí mismo y por 1, el número 60 puede dividirse por 2, 3, 4, 5, 6, 10, 12, 15, 20, y 30. Otras cantidades basadas en las manos son menos divisibles: 10 solo lo es por 2 y 5, y 20 por 2, 4, 5, y 10.

Este sistema de numeración no dejaría de ser una curiosidad histórica si no fuera porque pervive en nuestros días en ámbitos sumamente importantes: la geometría-geografía-astronomía (donde la circunferencia se divide en 360 grados, formado cada uno por 60 minutos de arco, y el minuto por 60 segundos de arco) y, por influencia del anterior, el cómputo del tiempo (donde la hora se divide en 60 minutos y el minuto en 60 segundos).

Al grado se le llama así porque gradus es la palabra latina que significa ‘paso’ o ‘peldaño’. Minuto, por su parte, procede del latín minutum (‘pequeño’), derivado a su vez del verbo minuere (‘disminuir’). Resulta natural que, cuando fue necesario dividir el grado en unidades menores, se recurriese a esta palabra, emparentada, por cierto, con los resultados castellanos menudo, minucia y desmenuzar.

Ahora bien, ¿por qué a los segundos se les llama “segundos”? Cuando el minuto geométrico, que ya era conocido por los antiguos, fue dividido a su vez en unidades menores, a esta unidad “de segundo orden” se le llamó minutum secundum (‘minuto segundo’, simplificado en segundo), mientras que la expresión minutum primum, simplificada en minuto, quedó como denominación de la unidad de primer orden.

Sexagesinal-Sidereus nunciusDebo reconocer que esta etimología de la palabra segundo (en el sentido de ‘unidad pequeña de segundo orden’) la he supuesto durante años, sin haber podido confirmarla nunca en mis fuentes habituales. Tan solo tenía a mi favor la lógica general de esta explicación. También el hecho de que en italiano se puede usar la palabra primo (‘primero’) como denominación del minuto: “venti minuti” o “venti primi” son modos equivalentes de decir ‘veinte minutos’, tanto en un ángulo como en un reloj. Pero, por mucho que busqué, no encontré ningún documento donde se nombrase a los segundos como “minutos segundos”. Y ya había dado el asunto más o menos por perdido, cuando hace unas semanas, por pura casualidad, mientras releía el “Sidereus nuncius” de Galileo Galilei, encontré la ansiada confirmación.

Sexagesimal-Jupiter

Este libro, escrito en latín a principios de 1610, constituye, que yo sepa, el primer cuaderno de bitácora científico, y en él recoge Galileo los resultados de sus primeras observaciones con el recién inventado telescopio. Cuando describe, noche a noche, las distintas posiciones que ocupan con respecto a Júpiter sus cuatro satélites mayores, el querido pisano detalla sus distancias aparentes al planeta, medidas en fracciones de grado de la esfera celeste. Y la terminología que emplea es clara: el nombre del minuto de arco es minutum primum o simplemente minutum (en una ocasión lo llama scrupulum, como hacían los antiguos romanos), mientras que el nombre del segundo de arco es… ¡minutum secundum! Con victoriosa satisfacción reproduzco una cita del libro que lo muestra a las claras: “Duae stellulae mediae adhuc viciniores erant: aberant enim minuta secunda vix 30 tantum” (las dos estrellitas medianas estaban aún más próximas, pues apenas distaban 30 minutos segundos).

Come sempre, grazie, signor Galilei!

Profesor LÍLEMUS

Si queréis saber más sobre el tema de la numeración, podéis leer:

EL ORIGEN DE LOS NÚMEROS.

EL SENTIDO DE ESCRITURA DE LOS NÚMEROS.

El vacío creador (SOBRE EL HALLAZGO DEL NÚMERO CERO.

Anuncios