Nuestro sistema de numeración consiste básicamente en el empleo de diez símbolos (0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9) que se combinan siguiendo una interesante regla: la posición que ocupa cada cifra tiene un significado, lo cual permite distinguir unidades, decenas, centenas, millares… Tal vez hayáis oído por ahí que el diseño de los números se explica por la cantidad de ángulos que contiene la figura de cada uno. Incluso habréis visto una imagen parecida a esta:

Diseño de los numeros por sus angulos

Siento deciros que las cosas nunca han sido así: el dibujo original de los números consiste en formas mucho más simples y –según veremos a continuación- en su mayoría redondeadas. Como sabéis, nuestro sistema numérico recibe el nombre de numeración arábiga porque lo aprendimos en la Edad Media precisamente de los matemáticos árabes. Se considera como su introductor al gran matemático, astrónomo y geógrafo al-Juarismi, que vivió y trabajó en la corte del califa de Bagdad en el siglo IX y a quien además se tiene por el padre del álgebra. A partir de su nombre propio hemos formado los términos guarismo y algoritmo.

Curiosamente, él llamaba a este sistema “numeración india”. De hecho, una de sus obras se titula Kitab al-ŷamaa wa al-tafriq bi hisab al-hind, que quiere decir “Libro de la suma y la resta según el cálculo indio”. La traducción de este libro al latín en el siglo XII llevaba por título Algoritmi de numero Indorum, donde Algoritmi es la latinización del nombre del autor.

Y es que de la India tomaron los árabes no solo el sistema en sí, sino también los símbolos que designan las diferentes cantidades y que ellos adaptaron a su caligrafía. Las figuras de nuestros números son, pues, antiquísimas, pero esto no significa que se parezcan a las primitivas. En efecto, el modo de escribir cada una es una cuestión caligráfica, y en caligrafía ya sabemos que la moda y el gusto mandan. En el caso de las letras, las variantes posibles de escritura son muchas, y todas ellas válidas siempre que no se salga uno de ciertos límites razonables. A lo largo del tiempo, las diferencias pueden llegar a ser notables, como se ve cuando uno considera que nuestro alfabeto es la evolución del alfabeto griego. Esto explica que las siguientes series sean en esencia la misma, separadas por el tiempo y el espacio.

Numeros arabigos y latinos

Estaréis de acuerdo en que la serie arábiga y la latina guardan algunas semejanzas sorprendentes, y otras difíciles de establecer, aunque en ciertos casos (el 2, el 3) basta girar 90 grados a la izquierda la figura arábiga para empezar a ver la latina.

Si siguiéramos la pista de los símbolos numéricos desde que llegaron a Europa a través de al-Ándalus hasta nuestros días, en textos sucesivos podríamos apreciar -década a década, siglo a siglo- su transformación paulatina. Tal estudio pormenorizado es posible y sin duda interesante, pero constituye una compleja cuestión paleográfica que excede el interés de este blog. Aquí os propongo contentaros con una sencilla reconstrucción del proceso que he encontrado por ahí y que, sin ser exacta ni rigurosa, nos dará al menos una idea plástica de lo que pudo ser su evolución.

Numeros arabigos evolucion

Pero como es posible que alguno siga un poco escéptico, he compuesto un collage tomando de aquí y allá imágenes de letreros escritos en alfabeto latino, con idea de invitaros a una reflexión.

Caligrafias del alfabeto latino

Seguramente los habéis leído todos al primer intento y, sin embargo, un extraño que llegase de pronto al mundo occidental se resistiría a creer que estén escritos mediante el mismo alfabeto y que puedan incluso encontrarse en distintos lugares de la misma calle. Esto demuestra que, dentro de un mismo alfabeto, las variantes caligráficas son enormes. Ya he dicho que la caligrafía es cosa de gustos y modas. Y, con el paso del tiempo, la sucesión de modas puede llegar a suponer saltos considerables.

Hasta la semana que viene.

Profesor LÍLEMUS

Si queréis saber más sobre el tema de la numeración, podéis leer:

EL SENTIDO DE ESCRITURA DE LOS NÚMEROS.

El vacío creador (SOBRE EL HALLAZGO DEL NÚMERO CERO.

MINUTOS PRIMOS Y MINUTOS SEGUNDOS.

Anuncios