Etiquetas

,

Mujer leyendoSi un cuento donde aparecen policías investigadores lleva el prosaico título de “Cuento policial”, tal obviedad solo puede ser una invitación a encontrar en él algo más que un simple caso criminal. Y el caso es aquí, en efecto, mucho más: a base de destellos –como es propio del género- este microrrelato del argentino Marco Denevi ilumina ciertos rasgos de la desorientada naturaleza humana: el deseo, la codicia, el temor, el crimen, las ensoñaciones, hasta llegar a una forma de justicia más allá de lo poético. Ahí queda eso…


CUENTO POLICIAL

Rumbo a la tienda donde trabajaba como vendedor, un joven pasaba todos los días por delante de una casa en cuyo balcón una mujer bellísima leía un libro. La mujer jamás le dedicó una mirada. Cierta vez el joven oyó en la tienda a dos clientes que hablaban de aquella mujer. Decían que vivía sola, que era muy rica y que guardaba grandes sumas de dinero en su casa, aparte de las joyas y de la platería. Una noche el joven, armado de ganzúa y de una linterna sorda, se introdujo sigilosamente en la casa de la mujer. La mujer despertó, empezó a gritar y el joven se vio en la penosa necesidad de matarla. Huyó sin haber podido robar ni un alfiler, pero con el consuelo de que la policía no descubriría al autor del crimen. A la mañana siguiente, al entrar en la tienda, la policía lo detuvo. Azorado por la increíble sagacidad policial, confesó todo. Después se enteraría de que la mujer llevaba un diario íntimo en el que había escrito que el joven vendedor de la tienda de la esquina, buen mozo y de ojos verdes, era su amante y que esa noche la visitaría.

MARCO DENEVI


Marco DeneviUno se pregunta cuál habría sido la suerte del dependiente si hubiera sabido que la misteriosa mujer lo hacía objeto de sus fantasías en un diario secreto. Pero, en el caso de Marco Denevi (1922-1998), será mejor no preguntarse nada. Hay escritores que se complacen en enredar a sus personajes en papeles extravagantes, como empujados por el placer perverso del humor negro, y Denevi, maestro del retrato psicológico, practicó genialmente en sus obras esta clase de atropellos. Tal vez por sus bien construidas intrigas, algunas de sus obras fueron llevadas al cine: el cuento “Ceremonia secreta” (en una producción de Hollywood que incluye a Liz Taylor, Mia Farrow y Robert Mitchum), las novelas “Rosaura a las diez” y “Los asesinos de los días de fiesta” (bajo el título “Ángeles de negro”, con Carmen Maura). Llegó a escribir una serie policíaca para la televisión argentina.

Profesor LÍLEMUS

Anuncios